Queremos hacer algo muy grande: inventar un nuevo lenguaje, un lenguaje que pueda llegar a todos. Da igual nuestro origen, cultura o vínculos con el mundo, lo que importa es que podemos lograr recordarnos lo mucho que importamos. Todos somos necesarios. Esta es nuestra invitación: soñar sin límites. Soñar que el mundo nos pertenece.